JARDÍN DE LIBROS

LIteratura Peruana y Mundial

Golpe de dados

Deja un comentario

Les dejamos esta reseña del libro Un golpe de dados (Ceques editores, 2015) de la escritora peruana Victoria Guerrero Peirano a cargo de Carlos M. Sotomayor.

PortadaUnGolpeDadosEscribe CARLOS M. SOTOMAYOR

“Hay que ascender/ por el espiral del dolor/ para entender lo que se pierde/ –o lo que nos quitaron –dice ella”. Afilado verso de uno de los poemas que conforman el libro Ya nadie incendia el mundo. El primer poemario que leí deVictoria Guerrero, y a través del cual quedé atrapado dentro de su universo poético. Ese tono confrontacional, de inconformidad con el entorno inmediato y con la sociedad compaginó muy bien con mi propia sensibilidad. Así, estuve pendiente de sus siguientes entregas –y a la espera de poder encontrar su trabajo anterior–. Berlín y Cuadernos de quimioterapia me confirmaría, pues, su madurez poética.

Guerrero ahora nos sorprende gratamente con Un golpe de dados (novelita sentimental pequeño-burguesa), publicada por la editorial cusqueña Ceques. Una novela de poeta en el sentido del aliento lírico que ostenta y que se sostiene durante todo el libro, además de las poderosas imágenes, por momentos oníricas, que presenta. No hay una trama convencional, es verdad, y sin embargo la autora consigue mantener nuestra atención de principio a fin. Una noche, antes de dormir, tomé el libro con la intención de leer algunas páginas y no pude abandonar hasta terminarlo, en una lectura intensa y, por momentos, movilizadora.

Nadja es la joven narradora-protagonista, la que anota en las primeras páginas que “la escritura es un oasis, un espacio robado al tiempo”. También manifiesta su hartazgo por las historias “gélidas y limpias”. Y la suya, la que se despliega a través de las páginas del libro, es precisamente lo contrario: una historia oscura, difícil. Una travesía por las pantanosas aguas de la psiquis. El abuelo muerto, la abuela delirante, la madre opresiva, el padre, la hermana. Personajes a los que se suman una perra, un gato y un pollo que interaccionan con ella. Y, por supuesto, la relación sentimental con H, un joven entregado a las causas revolucionarias y que por momentos le reprocha su pasividad burguesa. Y como telón de fondo la dictadura fujimorista de los años noventa. Hay, también, una referencia, a través de un personaje, al poeta Josemári Recalde.

Al inicio de la novela, Nadja cuenta que aprendió a callar, a tragarse sus palabras. Pero ese silencio se desvaneció cuando ella decide hablar. Y lo dice al final. Y uno advierte que las palabras escritas en las páginas que hemos leído, es su voz, su grito destemplado de liberación. Y ese grito aun resuena en mí, días después de su lectura.

Anuncios

Autor: jardindelibros

Empresa de desarrollo audiovisual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s