JARDÍN DE LIBROS

LIteratura Peruana y Mundial

El Código Shakespeare

1 comentario

La capacidad para asombrarnos con obras magistrales que posee José Carlos Somoza (español nacido en La Habana, en 1959) parece inagotable. En quince años, a partir de “Silencio de Blanca” (premio La Sonrisa Vertical 1996), ha publicado once novelas, casi todas de una originalidad, un ingenio y una armazón (pródiga en suspenso, vueltas de tuerca y viajes al fondo de los abismos de la naturaleza humana) fuera de serie.

Agréguese un volumen de cuentos, otro de novelas cortas, una pieza teatral y un guion radiofónico. La mayoría de estos textos ha obtenido premios relevantes dentro y fuera de España.

Sus novelas ritualizan una rica simbología y una exploración psicológica superiores a las de cualquier novelista vivo de España. Han enfocado la música (“Silencio de Blanca”), la cinefilia (“La ventana pintada”), el epistolario (“Cartas de un asesino insignificante”), la inevitable ficcionalidad de la novela (“Dafne desvanecida”), el diálogo filosófico en contraste con la tragedia griega (“La caverna de las ideas”) y el hiperrealismo en las artes plásticas (“Clara y la penumbra”).

Luego Somoza ha tejido una trilogía con referencias al infierno (“La dama número trece”), el purgatorio (“La caja de marfil”) y el paraíso (“Zigzag”) de Dante; un tributo a Lovecraft (“La llave del abismo”) y, ahora, con su reciente novela “El cebo”, un homenaje al autor que más admira: William Shakespeare.

Ya en su drama “Miguel Will” (premio Miguel de Cervantes de Teatro 1997) aparecía Shakespeare adaptando a las tablas un episodio del “Quijote”; postulaba una fusión del genio de Cervantes (Miguel) con la del bardo inglés (Will, tanto por William como por la proyección genial al futuro, en inglés la forma verbal “will”).

Pero Somoza necesitaba reverenciar a Shakespeare en sus propias obras, y no como intérprete del “Quijote”. Para ello, en “El cebo” ha imaginado que, así como se han descrito los genomas del código genético, los científicos terminan constatando la existencia de psinomas, una especie de código psíquico que el personaje Gens (guiño con la genética) descubre perfectamente encarnado en las casi cuarenta piezas teatrales de Shakespeare, de modo tal que bautiza cada psinoma con un personaje del dramaturgo isabelino: “…una especie de… código matemático como el genoma, de ahí el nombre de ‘psinoma’. El psinoma sería, pues, algo así como el código de nuestro deseo […] Visto así, el mundo sería solo un teatro” (pp. 170-172).

En concordancia con la actuación (no consciente) que es la vida humana, “El cebo” comienza con las siguientes palabras: “La máscara parecía…”, y termina “bajó el Telón”, constando de tres partes: comienzo, entreacto y final. La protagonista duda de si tiene un “verdadero yo” (p. 93) y llega a temer que en su interior carezca de identidad: “A veces me ha parecido como si yo no tuviera nada por dentro” (p. 379); la cita nos recuerda el texto que Borges dedicó a Shakespeare volviéndolo afín a Dios, siendo “muchos y nadie” (“Everything and Nothing”, de “El Hacedor”).

Los nombres de los personajes de “El cebo” resultan máscaras (teatro y rito) de connotación religiosa, proclives a la inversión sacrílega o luciferina. Por ejemplo, la protagonista Diana Blanco Bermúdez alude a la diosa griega Diana, una cazadora que castiga la impureza: aquí una justiciera (dispuesta a vengar el asesinato de sus padres que manchó su infancia) que reprime su necesidad de amar prefiriendo ser un “cebo” que capture y destruya la monstruosidad moral del alma humana.

El apellido Blanco enfatiza la pureza, a la vez que sugiere que será el “blanco” de sus enemigos y aparentes amigos; descubrirá que “no existían solo lo blanco y lo negro, sino una infinitud de grises” (p. 144). De otro lado, el monstruoso Espectador se llama Leman (el-hombre) Godoy (derivado de ‘god’, en inglés ‘dios’).

Por Ricardo González Vigil

Anuncios

Autor: jardindelibros

Empresa de desarrollo audiovisual

Un pensamiento en “El Código Shakespeare

  1. Bravazo, como siempre con las últimas novedades…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s